Ya sea virtual o presencial, los eventos se encuentran entre las acciones de marketing que pueden contribuir más al fortalecimiento de su marca y a la adquisición de nuevos prospectos.

Aporta la relevancia adecuada a cada evento

Si estás planeando una revisión de los eventos, planifica un ciclo de comunicación que vaya más allá del mensaje de presentación. Las estadísticas indican que en el Email Marketing los mensajes con un contenido claro y preciso están ganando, así que envía al menos un correo electronico dedicado para cada evento, en lugar de repetir la lista con más enlaces para profundizar o suscribirse.

Si estás promoviendo un seminario web o un evento digital, invita a los lectores a suscribirse aunque no estén seguros de poder participar, ya que después del evento enviarás materiales interesantes como el enlace de inscripción o las diapositivas de los ponentes. Casi seguramente tendrás menos participantes frente al número de suscriptores, pero un alto número de prospectos te habrá dado derecho a ponerse en contacto con ti para obtener más información. ¡Esto es un éxito!

Si vas a dar a conocer un evento presencial, haz un buen uso de la información geográfica sobre su público objetivo. Una buena base de datos de contactos debe tener mucha información para cada grupo demográfico, por ejemplo –y especialmente- la provincia de residencia. Los correos electrónicos enviados a la Comunidad autónoma del lector tienen una tasa de apertura y un potencial de conversión muy altos.

El título de su evento es el asunto de su correo electrónico

¡Encuentra el título adecuado para tu evento! Piénsalo como el asunto de tu correo electrónico. Ambos deben ser claros y atractivos al mismo tiempo, proporcionando al destinatario la razón para abrir el correo electrónico.

Múltiples correos electrónicos: crear un plan de comunicación

Organiza un plan de comunicación automatizado que cubra toda la duración del evento. Recuerda que la duracion lo solo se refiere a día (o los días) de participación: comienza con tu primera comunicación y termina con los días de retroalimentación e información.

La fase previa al evento incluye la presentación del programa, la invitación a inscribirse y los recordatorios posteriores para quien ho haya completado el procedimiento. En caso de confirmación de inscripción, deberás enviar la información para acceder al evento (mapa, ticket, etc.).

La fase posterior al evento normalmente consiste en agradecer a los participantes y solicitarles su opinión. Tanto a los participantes como a los que no participaron, es buena práctica ofrecer contenidos de profundización o materiales utilizados durante el evento, como diapositivas o grabaciones de cualquier discurso.

Gracias a la tecnología de la información actual, es muy fácil programar un ciclo de comunicación “triggered”: tendrás que preparar todos los correos electrónicos a tiempo y activar cada uno según las acciones surgidas en el anterior.

Por supuesto, el flujo de comunicación en la imagen se simplifica y generaliza; las comunicaciones posteriores en la fase previa al evento pueden incluir una anticipación paso a paso de los temas tratados en el evento, por ejemplo mediante la presentación de cada ponente o sesión.

¿A quién debo enviar la invitación? La correcta segmentación es esencial.

Elegir cuidadosamente los destinatarios del correo electrónico promocional no sólo aumenta las posibilidades de inscribirse en el evento, sino que también evita las desinscripciones causadas por una sensación de desinterés en las propuestas de la marca.

Los datos personales permiten predecir con certeza el posible interés en el tipo de evento. El primer paso es crear una especie de anticipación y, dependiendo de las interacciones, gestionar las comunicaciones posteriores.

Al adquirir nuevos contactos, dedica tiempo al análisis de perfiles. Bases de datos como la de Bancomail proporcionan registros con un perfil profundo y completo de la empresa que permite acciones específicas y eficientes.